Decir qué somos y qué queremos

Poner en boca de un personaje quién es y qué quiere es una buena manera de poner un colofón a una serie.

Anuncios

sarah-jessica-parker-como-carrie-bradshaw

Ya lo hemos oído un buen puñado de veces: es mucho más importante lo que se hace que lo que se dice (podéis encontrar una entrada al respecto aquí), pero muchas veces hacer es decir, y en gran cantidad de veces, lo que se dice y lo que se hace entran en conflicto y posibilitan que se enriquezca lo que queremos contar.

Es un poco como el marciano de Mars Attack cuando iba caminando por un campo de batalla diciendo “venimos en son de paz, somos amigos” y mientras tanto iba cargándose a gente con su pistola de rayos láser.

mars

Un guión es un conjunto de acciones puestas en orden y muchas veces, para hacer que avance una trama, los personajes hablan.

los personajes se tiran hablando y haciendo cosas durante temporadas enteras de una serie. Y siempre, siempre, siempre, sus acciones los llevan hacia un determinado punto que, visto con perspectiva, resulta ser inevitable. Es algo así como la conversación final entre Walter White y su mujer.

breaking-bad-finale-walt-skyler-house

INT. COCINA CASA DE SKYLER – DÍA

Skyler, sentada, acaba de colgar el teléfono a su hermana, que le avisaba de que Walter podía estar en la ciudad. Los dos se miran. Es la última vez que hablarán, que se verán. Los dos lo saben.

WALTER: Lo que hice, lo hice…

SKYLER: Como vuelvas a decir una vez más que lo hiciste por la familia

WALTER: Lo hice por mí. Me gustaba. Era bueno haciéndolo. Me daba poder. Disfrutaba.

Después de cinco temporadas, ese profesor de química, ese genio venido a menos que se mete a traficante de drogas admite y asume sus motivos, sus intenciones, sus razones para actuar así. En medio ha matado, traicionado, manipulado, destrozado la vida de su familia y de la gente a la que quiere… todo porque necesitaba hacer algo en lo que fuera bueno y sentirse respetado y con poder (I’m the one who knocks, you now, baby).

dffab8dc5b24211e2575c00c015ec2b2.500x273x22

El caso de Sex and the city

Este caso es claro, pero todavía más claro es el de Sex and the city. Estábamos viendo hace poco en casa la última temporada de la serie y en mitad de uno de los capítulos mi mujer me dijo:

– Pobrecita, si Carrie lo único que quiere es que la quieran. Nada más.

Pues bien, después de un novio, y de otro novio, y de un desamor, y de otro, y de mudarse de país (o de planeta), y de renunciar a toda su vida y luego echarla de menos… Después de un sinfín de paseos por Madison Avenue, de los inviernos en Central Park, de aconsejar a sus amigas, de recibir consejos de ellas en las aproximadamente 104.632 ocasiones en las que se reúnen para comer, cenar, salir de copas, tomar un café o lo que sea… Después de 6 temporadas en las que busca y se busca, en las que describe su gusto por los zapatos Manolo Blahnik y aparece con los modelos más extravagantes… después de todo eso Carrie Bradshaw, en una de las últimas secuencias de la serie se marca un speech en el que cuenta quién es y qué quiere.

carryb1

Es casi como si estuviéramos oyendo hablar al creador de la serie, Darren Star, en una sesión de pitch antes de que Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda fueran algo más que garabatos en un papel.

INT. SUITE DE HOTEL PARÍS – NOCHE

Carrie y Alexander frente a frente. Discutiendo. Ella se siente sola y triste después de haber sido “abandonada” esa noche por su novio.

CARRIE: Quizá sea el momento para dejar claro quién soy yo. Soy alguien que está buscando el amor. El amor de verdad. Un amor que pueda parecer ridículo, que consuma, que asfixie… un amor sin el que sea imposible vivir. Y no creo que ese amor que yo busco esté aquí, en esta suite tan cara de este hotel precioso en París

Os dejo la escena por aquí https://www.youtube.com/watch?v=q0bgy7T_Scs

Si queréis saber más de Carrie alguien se ha tomado la molestia de hacer una entrada sobre ella en la Wikipedia, pero la versión en inglés es mucho más extensa, con un listado completo de relaciones de pareja.

Y entonces no hay más remedio

keep

…y uno sigue escribiendo, o lo intenta. Al menos no lo ve como una condena. Sencillamente sigue hacia delante. Y no es por obcecación, o por falta de temor al fracaso. Sencillamente uno sigue hacia delante porque es el único camino que conoce.

Sigue adelante fraguando proyectos. Pero antes de eso, uno vuelve a leer.

 

Volver a leer

Hace poco he leído algunas cosas que tenía pendientes. Algunos guiones que habían llegado a mi poder por unos medios o por otros. El último, uno sobre el capítulo de Cuéntame sobre el que hablaba en esta entrada. El guión escrito por Jacobo Delgado y Carlos Molinero es sencillamente delicioso. Las páginas van pasando rápidas, inevitables. Uno tiene la sensación de que el guión funciona como un reloj. Al leerlo he recordado este artículo de Ana Sanz-Magallón (autora de Cuéntalo bien, link en Amazon) sobre el tema de la lectura de guiones.

PortadaIslaMinima-729x1024
Lo próximo que voy a leer gracias al colectivo 70 Teclas

Luego he leído de nuevo el guión del capítulo piloto de Breaking Bad (si queréis echarle un vistazo lo tenéis por aquí).

Y el guión de uno de los capítulos del Ministerio del tiempo (que Javier Olivares colgó vía twitter).

Para saber cocinar hay que probar muchos platos de comida diferentes en diferentes restaurantes. Para poder escribir, uno tiene que leer. Y si lo que quiere es escribir guiones, tiene que leer y leer y leer y releer y hacer anotaciones y analizar… guiones. No libros de Syd Field ni de McKee. Guiones. En la página de guiones en pdf tenéis un montón que a mí me han servido para ilustrar ejemplos de un montón de cosas. Leedlos si queréis. Además, en esta época de internet, todo es más sencillo. Encontrar guiones interesantes es más sencillo. Encontrar series que ver es más fácil. Buscar contenidos que analizar está tirado. Si queréis escribir, poneos en marcha y empezad a ver cosas y a leer.

Escribir otras cosas

coleccion
El nuevo blog en el que estoy escribiendo

Desde hace unos meses he empezado a escribir en un blog diferente. Es un desahogo. En él hablo de cosas pequeñas y de temas de actualidad. Yo, que vengo del periodismo y de la comunicación audiovisual, soy sensible a ciertos temas. Quedárselos dentro es lo peor que uno puede hacer. Así que he escrito sobre todos los pensamientos que se me van quedando clavados dentro en este pequeño nuevo proyecto que he llamado Coleccion De Cerillas. Si queréis echarle un vistazo lo tenéis por aquí. Sois más que bienvenidos.

Volver a los proyectos

Otra de las cosas que he hecho últimamente es volver a leer los proyectos que estaba moviendo entre las productoras.

Sinceramente creo que sirven, que son viables, que son interesantes y que aportan cosas. Pero como todo, después de leerlos he hecho alguna modificación, les he lavado la cara, les he cambiado el tono y los tengo dispuestos una vez más en el disparadero.

seller
¿Cómo conseguirá batman vender su proyecto?

Ahora falta una tercera fase: el Marketing

Si quieres escribir guiones seguro que también quieres que te paguen por hacerlo. Y si quieres que te paguen por hacerlo seguro (pero seguro, seguro) que necesitas alguien que esté dispuesto a pagar por ellos. Por eso, ahora tengo que empezar con la tercera fase del proceso, que es de las más importantes: la del marketing. Tengo que buscar productores que estén buscando historias, proyectos, que quieran vender cosas nuevas en las distintas televisiones. Si sabéis de alguno, soy todo oídos. Si os suena que alguna productora está interesada y buscando nuevos materiales, decídmelo y os lo agradeceré enormemente.

Puede que sea el tiempo de hacer SPAM (o riego por goteo) para encontrar un compañero de viaje (así es como veo el papel de un productor) con el que levantar algo por lo que uno ha luchado tanto.

Así que después del 100, viene el 101, y después el 102. Así hasta no acabar nunca, hasta que el cuerpo aguante. No porque sea un cabezota. Es que sencillamente no conozco otro camino.

 

y 100

100

Llevo mucho sin escribir por aquí.

La razón es que, después de haber publicado la última entrada me di cuenta de que la siguiente sería la número 100 y sentí la responsabilidad de querer hacer algo especial para esta ocasión.

La número 100 no podía ser una entrada cualquiera que hablase de Breaking Bad o de los guiones de Cuéntame o de cualquier serie que estuviese teniendo un éxito notable.

No podía escribir, por mucho que me apeteciera, de las nuevas series que me parecían excelentes, como por ejemplo Refugiados, ni de las nuevas tendencias de la tele en España ni en el extranjero. Era la entrada número 100. No podía gastar esa bala con cualquier cosa.

Por supuesto escribiré sobre nuevas series de aquí y de allí. A casi todo lo nuevo le debo una pensada y ponerme escribir. Se están haciendo cosas demasiado buenas como para ignorarlas. Ángela Armero (@armero00 en twitter), entre otros, habla de una nueva tendencia gracias a El Príncipe, a Sin Identidad y a tantas nueva producciones que están haciendo posible que cada nueva serie se espere con ilusión, no como una nueva versión de lo mismo de siempre.

Pero esta vez tenía que escribir sobre otra cosa. Tenía que hacer algo especial.

La guardia real británica saluda la entrada nº 100 de Una Página Un Minuto

 

Lo que ha sucedido es que me ha resultado difícil encontrar ese “algo especial”. Porque, entre otras cosas, me ha venido lo que David Muñoz (en twitter @DMPguionista) definió atinadísimamente en esta entrada de bloguionistas: la bajona.

¿Qué hace alguien que quiere dedicarse a escribir? Sencillo: escribe

La suya tenía que ver con una serie de circunstancias que se le juntaron: había escrito una serie que le había gustado mucho y había sido un sonado fracaso, no sentía ilusión a la hora de emprender un nuevo trabajo… bueno, a mí me ha pasado algo así, con la diferencia de que no me dedico profesionalmente al tema de guión, pero quiero.

¿Y qué es lo que hace alguien que quiere dedicarse a escribir guiones para ser pagado a cambio? Pues escribir guiones, hacer proyectos, tramar historias y lanzarlo al aire, es decir, a las productoras.

Quien sigue el blog sabe que tengo trabajo, niños, familia y una vida ajetreada en general. Sobre las dificultades que tengo para escribir ya conté algo por aquí. Pero con todo y con eso uno hace todo lo posible para lograr que el mundo se detenga, encuentra su hueco y escribe con toda la ilusión del mundo. No tienes tiempo, pero te levantas a las seis de la mañana. No tienes fuerzas, pero a la hora de comer empleas 30 minutos en pulir detalles. No sabes maquetar, pero te haces un curso de InDesign para hacer la presentación más espectacular posible de tu proyecto. Así, al cabo de varios meses de trabajo (intermitente pero muy duro), quitándote de cosas que te gustan, dejando de lado el ocio para trabajar y trabajar y trabajar, tienes por fin un proyecto.

La realidad es una mezcla de palabras bonitas y puertas cerradas

Entonces lo lanzas. Escribes a un sitio y a otro. Y te encuentras de bruces con la realidad.

Y la realidad está llena de bellas palabras y puertas cerradas. Las bellas palabras te dicen que está muy bien escrito, que tiene muy buena pinta, que merece un montón la pena. Las puertas cerradas niegan todo lo anterior. Dicen: es una serie muy de nicho, no es el proyecto que estamos buscando, estaría genial para una productora de otro tipo, pero no para la nuestra.

Dos certezas y una duda

No es que haya escrito a todas las productoras del mundo. Lo que he hecho ha sido remitirme a productoras de referencia. Han sido tres o cuatro, pero en todas ellas la respuesta ha sido la misma, y eso me ha desanimado.

Levantar un proyecto. Definición gráfica

 

A estas alturas tengo dos cosas claras y una duda enorme. Las dos cosas que tengo claras son: 1) sé que puedo trabajar de esto, que valgo para ello y 2) que es muy complicado. La duda es si tendré la perseverancia necesaria para seguir intentándolo, para no abandonar, para luchar una y otra vez, para no desanimarme con cada puerta que se cierra, para seguir, para seguir, para seguir hasta que alguien, una productora, una cadena o quien sea, me diga que le interesa lo que he escrito (o que no le interesa exactamente eso, pero que le intereso yo como colaborador).

Sinceramente no sé si llegaré a trabajar alguna vez de lo que escriba, pero tengo la certeza de que siempre seré guionista. Es una manera de ver el mundo. Es mi manera de enfrentarme al mundo. Y eso no se puede cambiar aunque intentes negártelo con todas tus ganas.

Cuando no va a pasar nada

1308111_train_281298b

Hace poco escribía sobre la manera de balancear una escena. Ya sabemos que todas las escenas tienen que tener su conflicto. Alguien quiere una cosa, pero no lo consigue, lucha por ello, pero hay algo que se opone (los peros, tan importantes siempre en esto de escribir). Dos personajes se enfrentan. Una situación parece que no se va a resolver y finalmente parece que hay una escapatoria…

Emocionalmente las escenas tienen también un balanceo, es una manera de despertar, de mantener alerta a nuestros espectadores, y de hacer avanzar la historia, claro. Si dos personajes empiezan una escena riendo, lo más probable es que acaben a mamporros. Si en el comienzo de una escena él va a pedirle que se case con ella, la cosa puede acabar regular. Algo así como esto:

ihwe8

Lo mismo pasa cuando una escena comienza y parece que no va a suceder nada de nada. Al final de esas escena puede que toda la historia vaya a cambiar por completo. Un ejemplo (uno más): Breaking Bad (espoiler a la vista, como siempre; si no has visto Breaking Bad corre a verla y luego vuelves a leer esta entrada).

Si tu personaje va al baño, que tenga una buena razón

Walter y familia están sentados en el patio comiendo. Están los chicos, Skyler, Walter, Marie y Hank. Se lo están pasando muy bien. Hace un día soleado, estupendo. La comida está riquísima y están echando unas risas. Entonces Hank va al baño. Se sienta en el váter. Va a cagar. Ahora es cuando nos relajamos. No puede suceder nada. Si un hombre va a cagar, pues no puede haber ningún ataque, ningún punto de giro importante. Nada.

Nada, ¿verdad? Pues sucede justo lo contrario.

ihwn3
voy a leer algo mientras la cosa baja

 

ihwnk
Uy, una dedicatoria. Voy a leerla

 

ihwo2
Wait a second, esa letra me suena

 

ihwor
¡… YA SÉ! con toda su p…a mad…e

 

Esta escena cambia por completo la relación de Hank con Walter. Cambia la dirección de las investigaciones de Hank y desencadena el final de la serie. La sensación que tienes al entrar en la escena es como el que sube a un vagón de tren. Estás seguro, tranquilo, nada malo puede pasar. Pero después el tren puede descarrilar, como en este caso.

Así que ya sabéis, si un personaje va al cuarto de baño en un guión, que lo haga por una buena razón.

Un poco de coherencia (o cómo unos tipos duros deben buscar su propia historia)

Episode-2-Cousins-760

Desde hace unas semanas estoy revisando Breaking Bad.

Que es una serie maravillosa, estupenda, que hace que te mueva por dentro, que te hace plantearte dudas acerca del desarrollo humano, de lo bueno y lo malo, de la relación Jekyll-Jekyll, Jekyll-Hyde y Hyde-unpocomenosHyde ya hablé en otras entradas del blog, como esta y esta.

Lo que ahora vengo a contar es más sencillo, más básico. Algo que entra en la lógica de cualquiera que esté haciendo una historia, que la esté tramando, que la esté desarrollando. Los personajes tienen que tener motivaciones, motores, rasgos que los hagan únicos, pero también es muy importante que tengan… matices.

Esto, que parece que cae por su propia base, es todavía más importante cuando la serie en la que se inscriben esos personajes tiene su fuerte en el propio desarrollo y la complejidad de los protagonistas.

ZBdsUJM

En el comienzo de la tercera temporada de Breaking Bad aparecen los gemelos, que son los primos de Tuco. Mr White, nuestro protagonista, se lo cargó en su momento (o ayudó a cargárselo) y ahora ellos buscan vengarlo. Hasta aquí todo bien. Se nos presentan dos tipos duros. Dos tipos muy duros. Dos tipos super, super, super duros. Hasta que te das cuenta de algo muy obvio: ¿no serán dos tipos demasiado duros? ¿No serán un poco caricatura?

Un personaje bloque, claro, sin matices está bien dependiendo de la historia en la que se inscriba. Nadie le pide a Tarantino que sus personajes sean profundos, que duden de sí mismos, que quieran explicarse el sentido de la vida. Sus personajes son básicos. Son todo acción. Son sólo acción. Uma Thurman sólo quiere hacer una cosa en Kill Bill: tachar nombres de su lista. Cargárselos a todos.

tumblr_mlzjheGVjN1s4y2zbo1_500

Django no busca la libertad. Busca Venganza. Lo mismo que tantos otros personajes de Tarantino.

Walter White no tendría nada que hacer en una peli de Tarantino. Y quizás por lo mismo, los gemelos asesinos de Breaking Bad chirrían en la serie. Y ahora que lo pienso, puede que haya otros personajes que están poco desarrollados (Hank, el cuñado policía, por ejemplo), pero cantan siempre mucho menos que estos dos tipos duros que parecen estar buscando su propia película.

tumblr_mt717tmtk51r27gkro1_500

Como dice el narco Gus: – Esa gente no es normal. Son animales.

Nuestros personajes tienen que ser especiales

peter-griffin

Si no, nuestra historia podría ser la historia de cualquiera. Y no.

Tenemos que hacer que la historia sea única porque nuestro personaje sea único.

Si Breaking Bad lo protagonizara un gangster, ya no tendríamos Breaking Bad, llena de matices y con desarrollo complejo (y lento) de un personaje que no es un gangster, sino un padre de familia (apocado y al que nadie le hace caso) que acaba convirtiéndose en un gangster. Si lo protagonizara un un delincuente estaríamos ante una serie de tiros y brazos rotos, muy al estilo Steven Seagal (“a ver a cuántos de los otros puedo matar”).

206
Steve viendo a una tía buena en una discoteca o a un chino malo al que se la tiene jurada

La historia es nuestro personaje y tenemos que hacer que sea especial de alguna manera.

  • Puede tener un pasado oscuro.
  • Puede vivir una situación de “pez fuera del agua”.
  • Puede ser un tipo particular, raro, con una visión del mundo extravagante.
  • Puede tener gestos de una naturaleza que no creeríamos que sería la que más le cuadra.

Nuestro personaje no puede ser cualquiera de nosotros. Y si lo es tiene que vivir una situación muy poco habitual. Lo bueno de “Mejor imposible” es que Jack Nicholson está pirado. Lo interesante de “Family Guy” es que Peter Griffin es un niño pequeño metido en el cuerpo de un tipo de mediana edad (mira, igual que Big, con Tom Hanks).

Para que nuestro personaje sea especial tenemos que hacerlo especial, complejo, diferente, interesante.

Algo así es lo que hace James Cameron en Terminator.

the-terminator

En un momento de la película, el androide (un malo malísimo de mucho cuidado) entra en un motel de mala muerte. Está herido y tiene que operarse (él solito).

Primero se cura el brazo. Luego, frente al espejo, el ojo. Y cuando termina, se pone unas gafas de sol y se repeina. ¡Y es un robot! ¡Se quiere ver guapo, y es un robot! Esto lo hace especial, particular. Nos cae hasta un poco bien el tipo, y eso que es un bicho metálico sin corazón que quiere cargarse a nuestro amigo, el bueno.

Aquí os dejo la escena. El maquillaje canta la Traviata, y la actuación es de Schwarzenegger (comparable a Steven Seagal o al mismísimo Hulk Hogan), pero merece la pena echarle un vistazo.

Cómo hacer que comience una serie (analizando el piloto de Breaking Bad)

breaking-bad

Hace un millón de años, al principio de la historia de este blog, realicé un estudio del capítulo piloto de Dexter. La entrada es esta. La cuestión es que la realización de un piloto es de lo más importante a la hora de hacer una presentación de una serie. Es lo primero que ve el espectador, que tiene muchas opciones y poca paciencia. Y, sobre todo, que tiene un arma muy potente y potencialmente destructora de la carrera de un guionista: el mando a distancia.

gangsta

Si a un espectador no le interesan los tres o cuatro primeros minutos de un capítulo piloto va a ser misión imposible recuperarlo más adelante. Todo puede suceder, claro. Pero es complicado.

Ya Natxo López publicó una entrada en bloguionistas sobre capítulos piloto. Os lo recomiendo vivamente. Está aquí.

Pero a lo que íbamos. El capítulo piloto es la carta de presentación de una serie. Es algo así como la primera vez que vas a un restaurante. Te muestran la carta. Ves si te interesan los platos que puedes degustar. Te fijas en el ambiente que hay. El tipo de gente que hay dentro… Pues con un piloto es algo parecido. Tienes que conseguir que la carta, con los conflictos principales, sea apetecible. Que el ambiente, mostrado de la mejor manera posible, sea el que busca nuestro público y que tenga una cierta repercusión para que la gente quiera volver.

En un piloto tiene que quedar claro:

  • De quién es la historia
  • Cuál es el conflicto principal
  • Cuáles son los personajes principales
  • Cuál es el ambiente de la serie
  • Cuáles son los antagonistas principales
  • Cuáles son las principales motivaciones

Hace poco pude ver de nuevo el capítulo piloto de Breaking Bad. No me parece una maravilla (porque una maravilla son capítulos posteriores, más oscuros, más sutiles, más poéticos, donde la evolución del personaje y la lucha entre lo que es y lo que quiere ser se hace evidente…). Pero es un capítulo piloto más que digno y que cumple con todas los requisitos de un buen primer capítulo de una serie. Lo podéis leer (no es la versión definitiva) en la sección de guiones del blog.

Lo más importante es que, cuando terminamos de ver el piloto sabemos:

  1. Que el protagonista es WALTER WHITE, un profesor de instituto que en realidad es un genio de la química.
  2. Que es un tipo sin carisma dominado por su mujer (SKYLER) y que vive una situación económica poco boyante.
  3. Que tiene un cuñado (HANK) que trabaja para la policía antidroga.
  4. Que se le ha diagnosticado cáncer de pulmón y que no tiene tratamiento.
  5. Que decide cocinar metaanfetamina para conseguir dinero y dejárselo a su familia.
  6. Que en este proyecto va a ser ayudado por JESSE PINKMAN un exalumno que se codea con los bajos fondos.
  7. Que enseguida choca con camellos y distribuidores y va a ser complicado que se haga con un espacio en el mundo de la delincuencia.

 

Con esto tenemos más que suficiente para hacer un buen piloto. Pero vamos a ver cómo es el tema secuencia a secuencia.

SEC 1. Presentación. Walter en la caravana en calzoncillos. Dos tipos muertos. Grabación de una confesión.

PERSONAJE Se nos presenta Walter White. Qué es. Cuáles son sus intenciones. Qué es importante para él.

RITMO Rápido. Trepidante. Estamos viendo una serie con acción. Aparece una pistola. Va a haber tiros.

vlcsnap-2014-09-19-09h46m42s105

SEC 2. Walter en su casa. Presentamos su ambiente. Walter en el instituto. Qué hace. Walter en el otro trabajo limpiando coches

PERSONAJE: Nos parece un infeliz. Insomne, se despierta por en mitad de la madrugada para hacer steps. Descubrimos que es un genio de la química nominado a un nobel en los ochenta. No tiene pasta, por eso trabaja limpiando coches.

AMBIENTE: Es su cumpleaños. Su mujer decide sobre lo que come y lo que no. Tiene un hijo con incapacidad motriz severa. En el instituto es un profesor poco carismático. Los alumnos le chulean.

vlcsnap-2014-09-19-09h51m21s0
Este Walter White es un crack

 

vlcsnap-2014-09-19-09h55m30s216
Parece un profe molón pero sus alumnos pasan de él

 

vlcsnap-2014-09-19-09h59m53s23
Además trabaja limpiando coches porque no tiene dinero

SEC 3 La fiesta de cumpleaños. Más ambiente en la vida de Walter White. La postfiesta

PERSONAJE: Es su fiesta de cumpleaños, pero no tiene tampoco carisma entre “los suyos”. Le interesa el dinero (lo demuestra viendo una noticia en la tele con mucho interés) y no le importa que sea dinero ilegal (la noticia es sobre un laboratorio de metaanfetamina que su cuñado, el poli, ha desmantelado).

 

vlcsnap-2014-09-19-10h04m29s232
El cuñado Hank, poli antidroga
vlcsnap-2014-09-19-10h09m04s156
Y una vida sexual de mierda

SEC 4. La mala noticia

ACCIÓN. Le diagnostican cáncer de pulmón.

vlcsnap-2014-09-19-10h18m45s95
La mala noticia

SEC 5. Cambiándolo todo.

PERSONAJE: Walter reacciona. Quiere dejarlo todo. Deja su trabajo.

ACCIÓN: Acompaña a Hank a ver cómo es un laboratorio ilegal de metaanfetamina. Allí se encuentra a Jesse, un exalumno del instituto, que escapa por los pelos de la policía. Le propone hacer negocios juntos, hacer metaanfetamina entre los dos.

vlcsnap-2014-09-19-10h21m34s229
También es un mal chico
vlcsnap-2014-09-19-10h25m51s1
Este es Jesse. Va a ser importante
vlcsnap-2014-09-19-10h32m10s39
Los primeros pasos del equipo

 

SEC 6. La metamorfosis

PERSONAJE: Walter se enfrenta a unos chicos que se han metido con su hijo.

 

vlcsnap-2014-09-19-10h34m12s129

SEC 7. Cocinando con Mr White

ACCIÓN: Walter y Jesse hacen metaanfetamina por primera vez. Es increíblemente pura. El mejor producto que se haya visto. Jesse va a vendérselo a un distribuidor, pero hay problemas: el distribuidor cree que Jesse es un soplón. Lleva al distribuidor y a su primo, su antiguo compañero, a que vean a Walter, en mitad del desierto. Tiros. Walter teme por su vida. Finalmente, gracias a sus conocimientos de química, mata a los dos tipos ahogándolos.

vlcsnap-2014-09-19-10h53m14s232
Problemas
Problema "resuelto"
Problema “resuelto”

SEC. 8 Epílogo

ACCIÓN: Walter vuelve a casa después de hacer  metaanfetamina y de haber matado a dos tipos. Se siente confiado en sí mismo. . Acaba follando con su mujer (eso de la vida sexual de mierda quedaría superado). Y su mujer se sorprende.

PERSONAJE: Walter se siente fuerte. Ha evolucionado. Está dominando la situación (o por lo menos está haciendo cosas por sí mismo, sin que le digan qué debe hacer y qué no), y esto le hace sentir importante, dueño de sí y de sus actos.

vlcsnap-2014-09-19-11h05m23s173
Ven acá