Unos anuncios y volvemos

001054

Desde siempre he sido un enamorado de la publicidad. Recuerdo campañas, identifico actores, descubro copias aproximadas y plagios sonrojantes.

Yo soy el típico tío que tiene esas “conversaciones de cuñado” sobre si la campaña de Kía de Rafa Nadal es más impactante o menos que la de Antonio Resines (sí, hizo una campaña para Kía en la época de Los Serrano), el que recuerda que la única diferencia entre un zapato nuevo y uno usado durante años es esta (y le dan la vuelta a los dos zapatos y una de las suelas está desgastadísima y la otra está perfecta), y al final, un sello, un maletero que se cierra dejando ver la marca que ocupa toda la pantalla, un eslogan impactante que recuerdas de por vida (busque, compare…).

manuel-luque--478x360
y si encuentra algo mejor…

 

Sabría decir cuáles han sido las últimas campañas de Volkswagen (soy un fan incondicional, lo reconozco, gracias DDB) y doy la chapa recordando el anuncio de los niños en la piscina.

Supongo que lo que me fascina más de los anuncios es que necesitan muy poco tiempo para contar una historia entera, para contarte que un personaje viene de un punto A, que quiere algo, que lo consigue (o se frustra), que su objeto del deseo se aleja y él sufre… y que finalmente llega a un punto B que, según sea el caso, le llevará a la felicidad absoluta o lo pondrá en camino de ella (comprando el producto en cuestión).

Los anuncios cuentan historias complejas y sencillas al mismo tiempo y utilizan una variedad increíble de recursos. Son obras complejísimas que despiertan, sacuden, reclaman atención, hacen reír, emocionan. Alguna incluso da un poco de miedo (Montserrat Caballé sabe de lo que hablo).

20131114_montserratcaballe
lo dicho

 

Decía Don Draper que a la gente no le interesa la publicidad. Lo que la gente busca es algo que le seduzca, algo que le vaya a ser de utilidad. Lo mágico es conseguir captar esa atención con esas pequeñas historias.

donald draper
Con ese porte cómo no va a tener razón

 

Cuatro casos

El suspense

Te prometo que algo va a suceder…

pero al final no sucede nada.

Este es uno de mis anuncios preferidos. Parece que algo va a pasar y que lo que va a pasar es muy chungo. Un niño rompiéndose la cabeza contra el borde de una piscina. Sangre. Gritos de una madre desconsolada… pero un momento, ¿qué era lo que se anunciaba? aún no nos lo han dicho y tampoco nos importa demasiado. Estamos atrapados porque queremos saber más. Puede pasar algo ¿qué será lo siguiente? ¿qué niño se abrirá la crisma?

Ninguno.

La seguridad.

Volkswagen.

La verdad es que el anuncio me recuerda a escenas de películas de suspense. Alguna de Hitckcok en los pájaros, por ejemplo.

La elipsis falsa

Un niño juega al fútbol. Luego el niño crece y juega con sus amigos. Luego resulta…

…que el niño no había crecido ni jugaba al fútbol con los amigos de mayor ni nada de eso. Se trata de una elipsis falsa, de un montaje en paralelo encubierto. Y sí, pone los pelos de punta, pero sobre todo porque no te lo esperas, porque te coge con la guardia baja.

Tuve una conversación por twitter con Pepo Jiménez (@kurioso, síganlo si todavía no lo hacen) sobre este y sobre otros anuncios de campañas de tráfico. Competíamos por ver cuál era el más brillante y cuál el más gore. A los dos nos encantaban las campañas de tráfico irlandesas. Nos parecían sorprendentes y muy muy bien llevadas.

Ciencia ficción

Cuando todo parece inevitable el tiempo se detiene

Esta era una de las propuestas de Pepo Jiménez. Es fascinante cómo puedes conseguir enganchar con una idea sencilla, impactante, directa, imposible.

La propina

Una en la que no va a suceder nada… y al final

Este vídeo se ha difundido más. Cuando más plácido parece el tema…

… muy para dar el susto al cuñado que le gustan los anuncios.

Los anuncios son obras audiovisuales de primer nivel que tienen millones de visionados. Hasta aquí no se descubre nada. De ellos se puede aprender muchísimo para escribir un buen guión.

Anuncios

Autor: Jorge Bartolome

Escribo cosas. Me quedé atrapado en las historias, sus giros, sus vueltas, desde que un amigo puso en mis manos un ejemplar de "Elige tu propia aventura". Supongo que desde pequeño no he parado de imaginar. A veces con palabras. A veces sin ellas, buscando sólo imágenes que a su vez cuenten historias. Escribo cosas en coleccióndecerillas.wordpress.com También en unapaginaunminuto.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s