2015

INT. DESPACHO DE GUIONISTA – DÍA

La pantalla de un ordenador en blanco. La barra de un cursor parpadea expectante. Con cada parpadeo, primero levemente, luego más alto, se oyen los latidos de un corazón. De pronto silencio. Frente a la pantalla está el guionista. Barba entrecana. Mirada perdida. 33 años. Se escuchan a lo lejos, tras la puerta, dos niños jugando.

GUIONISTA (V.O.)

Desde siempre había querido escribir. Es dar forma a un pensamiento. Es pensar en imágenes. Lo que no sabía era que escribir era esto.

El guionista, inspirado de pronto, comienza a escribir compulsivamente. Una música sube. Se siente completamente inspirado. Una página tras otra salen del teclado. Sonríe. Es feliz. Giramos a su alrededor. Es una verdadera epifanía. Parece que una luz sobrenatural lo ilumina todo. Pero de pronto todo se para. Volvemos a la mirada del guionista, vacía. El cursor sigue parpadeando sobre la página en blanco. Un golpe en la puerta. Los niños están llamando a la puerta.

NIÑO

Papá, queremos cenar.

El guionista mira a la pantalla en blanco.

GUIONISTA

¡Os lo he dicho mil veces! ¿Queréis dejarme en paz cuando estoy trabajando?

Silencio. El guionista espera. Los niños se alejan. Vuelve a mirar hacia la pantalla en blanco. El cursor sigue parpadeando. Finalmente parece que el guionista se decide. Mueve el cursor hacia la barra del navegador. Teclea algo. En la pantalla aparece el facebook.

GUIONISTA (V.O.)

Escribir no es pensar en imágenes. No es dar forma a un pensamiento. No sólo eso al menos. Escribir es apagar el rúter y teclear sin parar. Escribir, sobre todo, es luchar contra el impulso de entrar en facebook (o en algo peor). Escribir es pensar que realmente puedes escribir algo que merezca la pena y hacer que llegue a las manos adecuadas, que lo valoren, que sea el momento justo, que te den una oportunidad. ¿Pero se puede tener una oportunidad con 33 años y sin haber “publicado” nada? ¿Será 2015 mi año, el año de esa oportunidad? Desde luego con parlamentos tan largos no va a haber manera, así que vas a tener que inventarte una acción para este corto introspectivo de bajo presupuesto

El guionista se levanta de la silla. Lo vemos de cuerpo entero. Va en pijama. Atormentado, da una vuelta por la habitación. Vuelve a la silla. Cierra el navegador y comienza a escribir en el procesador de texto

GUIONISTA (V.O. CONT.)

Sólo hay una forma de saber si voy a ser capaz de conseguirlo… y la respuesta no está precisamente en facebook sino en intentarlo todos los días.

 

Anuncios

Autor: Jorge Bartolome

Escribo cosas. Me quedé atrapado en las historias, sus giros, sus vueltas, desde que un amigo puso en mis manos un ejemplar de "Elige tu propia aventura". Supongo que desde pequeño no he parado de imaginar. A veces con palabras. A veces sin ellas, buscando sólo imágenes que a su vez cuenten historias. Escribo cosas en coleccióndecerillas.wordpress.com También en unapaginaunminuto.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s