Wilder 3. Desarrolla una línea de acción clara para tu protagonista

perdido-en-el-camino-lost-in-road-by-Leszek-Bujnowski

Me consta que esto lo enseñan en todas las escuelas de cine y en todos los cursos de guión. Está en todos los manuales que uno haya leído. Y sin embargo siempre se encuentran casos de historias que no parecen ir a ningún sitio y cuyo protagonista parece más perdido que Wally (o Waldo) en la grada del Frente Atlético.

Esto sucede porque el protagonista:

1. No tiene clara su meta

2. Se pierde en la espesura del segundo acto para lograr su meta

3. Tiene demasiados objetivos y todos parecen igual de importantes

4. La película no va de nada

wally familias_thumb[1]
Por qué, oh Dios, suceden estas cosas
Que conste que esta reflexión es válida para esas películas que tienen un planteamiento, un nudo, un desenlace y que quieren llevarnos desde el punto A al punto Z pasando por todo el abecedario. Otros casos hay de historias descriptivas que cuentan una historia sin un objetivo claro, como, por ejemplo, La Gran Belleza (sí, ese remake de La Dolce Vita, que también es un ejemplo de película de este palo). En la que el protagonista, a lo largo de las dos horas de metraje, describe la falta de objetivos misma de la alta sociedad vicidada de la Roma actual (lo dicho, la Dolce Vita).

De hecho, hace nada Ana Sanz Magallón publicó en twitter (síganla, merece mucho más la pena que cualquier cosa que diga yo por aquí) la diferencia entre películas con y sin conflicto. La palabra definitoria de película sin conflicto era kishōtenketsu. La entrada está en inglés. Merece una lectura detallada.

33thvyv.jpg
Ejemplo de estructura kishōtenketsu

Responden a este tipo de estructura películas como “El sabor de la sandía” o “La mirada de Ulises“.

Muchas veces nos puede interesar más un tipo de película descriptiva, que estudie un estado emocional, que desgrane sentimientos, emociones… pero no creo que esté reñida la narración de una historia con objetivos con la descripción de sentimientos. Las historias necesitan un objetivo, un motor, y un personaje principal que lleve el peso de la acción. Y de paso puedes hablar sobre lo que quieras.

  • Puedes narrar la soledad, la búsqueda de un objetivo vital como el amor o la comprensión mientras cuentas la historia del mejor de los asesinos a sueldo (León el profesional).
  • Puedes explorar sentimientos como la búsqueda del éxito por encima de cualquier cosa enmarcada en una batalla por ser el campeón del mundo de Fórmula 1 (Rush).
  • Puedes explorar en cómo se generan los miedos y las supersticiones en una sociedad mientras cuentas una historia de supervivencia ante una amenaza alienígena (La Niebla).

Por lo general las emociones que queremos desarrollar en una película necesitan de una percha y esa percha es la historia, con un principio, un medio y un fin (aunque sea solo para enganchar al espectador). Y el protagonista es quien debe desarrollar esa historia, quien debe tener una línea de acción bien clara para que no nos hagamos un lío (ni como autores ni como espectadores).

Palabra de Wilder.

Anuncios

Autor: Jorge Bartolome

Escribo cosas. Me quedé atrapado en las historias, sus giros, sus vueltas, desde que un amigo puso en mis manos un ejemplar de "Elige tu propia aventura". Supongo que desde pequeño no he parado de imaginar. A veces con palabras. A veces sin ellas, buscando sólo imágenes que a su vez cuenten historias. Escribo cosas en coleccióndecerillas.wordpress.com También en unapaginaunminuto.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s