Viajes en un guión

winter-travel

Seguro que alguna vez os habéis parado a pensar que todo lo que incluyamos en nuestro guión supone un gasto en el departamento de producción. ¿Y qué es más importante que un cambio en la localización de la historia? Yo creo que nada (salvo, quizá, una batalla intergaláctica o una persecución de trenes o de helicópteros).

saf-train1_2556218k

Así, por ejemplo, puedo hacer que mi protagonista de 50 años realice un viaje en interrail (qué tiempos) siguiendo los pasos de su hijo desaparecido. El camino acabará siendo un viaje interior (por supuesto)  hacia la búsqueda del amor y el reencuentro consigo mismo. Pero si para hacer eso necesito que camine por lugares reconocibles de Viena, Praga, Munich, Pisa, París, Estrasburgo, Ljubiana y Mostar… imagínate lo que van a decir en producción.

laugh

Una manera de solucionar este tema de forma barata fue lo que hicieron en la película “El señor Ibrahim y las flores del Corán“. En la película los dos personajes principales (Ibrahim y un niño) hacían un viaje en coche y atravesaban Europa. Sólo había un plano fijo de unas nubes y una conversación de los personajes.

– ¿Qué país es este? parece muy rico

– Es Alemania.

– ¿Y este? Aquí la gente parece triste

– Esto antes era un sólo país: Yugoslavia.

ii-nubes_21376219
Plano de cinco minutos recorriendo Europa

Podrá gustar más o menos, pero en producción seguro que lo agradecieron (y lo que es más importante, la peli se hizo).

Otra forma de mostrar un viaje sin dejarse el dinero es lo que se hace en Indiana Jones, con el mapa ilustrado del vuelo en avión.

En una peli sueca de festival cuyo nombre no recuerdo sucede justo al contrario, se muestra un viaje impresionante, con la salvedad de que… no tiene ningún interés para la historia.

halong bay2_thuyen vang
¿Y si vamos de vacaciones después de filmar la última escena?

La historia era la siguiente:

Un hombre un poco huraño se quedaba viudo y, de pronto, se veía obligado a rehacer su vida desde los detalles más cotidianos. No sabe hacer la colada. No sabe planchar. No sabe cocinar. Intenta resolverlo todo como puede, y el tema de la comida decide resolverlo yendo a comer todos los días a un restaurante chino.

Traba amistad con el dueño del restaurante, que un día le pide ayuda. Su hija va a ser deportada a China a no ser que se case con un sueco. Lo que empieza siendo un matrimonio de conveniencia acaba por convertirse en una historia de amor. Los dos, primero tímidamente y luego con más sentimiento (todo el que son capaces de mostrar un sueco y una china que no conoce la lengua del país) se enamoran.

El problema es que la chica enferma, y finalmente muere.

El protagonista acaba solo otra vez y tiene que rehacer de nuevo su vida, pero ya tiene un camino recorrido y es más capaz de abrirse a los demás, al mundo. Y puede que incluso sea capaz de encontrar de nuevo el amor porque es capaz de sentir.

2013-08-02 21.36.54
En un restaurante así pasa un buen tiempo de la película

Y entonces… viaja a China para esparcir las cenizas de su mujer en un lugar paradisíaco. THE END.

Todo era tan espectacular que parecía un vídeo promocional de viajes pero la escena sobraba completamente. Sinceramente, me sorprendió que llegara a filmarse, que los productores no dijeran que ese viaje no contaba nada de la historia.

Por curiosidad me quedé a ver los títulos de crédito.

Por lo visto pagaba el programa MEDIA de la Unión Europea. En fin.