Pixar 17. Ningún trabajo es tiempo perdido

-Toy-Story-1-Parte-2

Nada puede ser más cierto y menos en un trabajo creativo.

Cualquier cosa que leas sirve como documentación para un trabajo posterior. Cualquier cosa que veas sirve como ingrediente para un guión. Cualquier película, por horrenda que parezca, tiene algo que podemos utilizar o de lo que debemos huir como de la peste.

Esto me lo enseñó uno de mis profesores de guión, que era también realizador. Me dijo que había aprendido mucho de Karate a muerte en Torremolinos. Una obra frikísima rodada con cuatro perras y con negativo de película caducado.

karate torremolinos
No decepciona: Zombis karatekas y surferos católicos.

Pero más allá de experiencias, más allá de lecturas y visionados (de todo en la vida se aprende y todo lo aprendido se vuelca en lo que hacemos) todo lo que trabajas sirve, o puede servir más adelante. O por lo menos puede servir como ejemplo de lo que no funciona. Y esto, a veces, es casi más importante.

Siempre me viene a la cabeza al tratar este tipo de temas un artículo que leí sobre la construcción de la historia Toy Story. Después de tener la primera parte de la película editada se dieron cuenta de que Woody, ni más ni menos que su protagonista, era un tipo que caía mal. Era una especie de desalmado que le hacía la vida imposible a Buzz Lightyear para recuperar su lugar como juguete privilegiado. Lo puteaba, lo manipulaba. Intentaba que se perdiera, que saliera de la casa, etc.

Cualquiera podría llevarse las manos a la cabeza y decir: “Dios mío, todo este trabajo no ha servido para nada”. Pero no lo hicieron (puede que sí, las transcripciones de las broncas de producción no han trascendido). Decidieron que todo ese trabajo era valiosísimo porque habían descubierto los puntos flacos del guión original. No era ese el Woody que querían.

GIF_31710_desesperacion
Reacciones de los productores de Pixar tras el visionado de la primera versión de Toy Story

¿Qué hicieron? Volvieron al principio. Comenzaron de nuevo y levantaron una obra completa, novedosa, estupenda y con un guión que funciona como el mecanismo de un reloj.

Así que no desesperes. Si crees que has llegado a un callejón sin salida, sigue trabajando. Todo el camino recorrido es válido. Puedes desmontar el rompecabezas y volverlo a montar de otra manera. Al haber trabajado con esas piezas y al haberte equivocado las conoces mejor, y puedes construir con ellas la historia que quieras.

Anuncios

Autor: Jorge Bartolome

Escribo cosas. Me quedé atrapado en las historias, sus giros, sus vueltas, desde que un amigo puso en mis manos un ejemplar de "Elige tu propia aventura". Supongo que desde pequeño no he parado de imaginar. A veces con palabras. A veces sin ellas, buscando sólo imágenes que a su vez cuenten historias. Escribo cosas en coleccióndecerillas.wordpress.com También en unapaginaunminuto.wordpress.com

1 comentario en “Pixar 17. Ningún trabajo es tiempo perdido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s